NUESTRA CASA, nuestra historia

Porque el confort y la elegancia no están reñidos con el medio rural, hemos creado un espacio para descansar con las máximas comodidades.
La casa, dividida en dos plantas, cuenta con 5 habitaciones dobles y una triple. Todas con vistas al jardín, montaña y nuestro maravilloso mar Mediterráneo.

La restauración del antiguo cortijo, propiedad de la familia desde 1928, se ha hecho respetando el edificio original y la estética típica de la zona, usando elementos tradicionales y dotándolo de innumerables medidas medioambientales, lo que contribuye al confort y calidez de todas nuestras estancias. Para esto fue decisivo la calidad de materiales elegidos y una acogedora decoración.

 

Ideal para parejas y deportistas, está situado en un lugar muy tranquilo de la costa de Mojácar,  a las puertas del Parque Natural Cabo de Gata, a solo 4 km. Un lugar para descansar sin aglomeraciones y a la vez descubrir el encanto de la unión entre montaña y mar, playas vírgenes y aguas cristalinas. Siempre podrás encontrar un rincón dónde disfrutar del sol y de la playa con total intimidad, así como de la naturaleza y hermosos paisajes.